Orugas

Orugas - Plagas del cannabis

Orugas

En cultivos de exterior, las orugas son uno de los depredadores más voraces que atacan a las plantas de cannabis. Pueden llegar a destrozarlas y dejarlas inútiles para el consumo.

Hay muchos tipos de orugas, pero todas tienen unas claras características comunes: el cuerpo segmentado, 6 patas y 5 patas falsas. Las orugas son larvas de los insectos de la familia de los lepidópteros y tras su metamorfosis se convierten en mariposas.

Antes de encontrar una oruga en nuestras plantas de marihuana veremos como las mariposas se posan sobre los cogollos o hojas, generalmente en las partes más altas donde se encuentran los cogollos más grandes e inalcanzables. La mariposa depositará sus huevos generalmente antes de que llegue la temporada de invierno, estos huevos nacerán cuando las temperaturas ambientales sean las más adecuadas, necesitando el calor del final de verano el cual coincide con la llegada del invierno a dos meses vista. Es muy factible, pero que las mariposas depositen sus huevos y estos no nazcan hasta que se den las condiciones adecuadas.
Las orugas son de cuerpo largo y dividido en segmentos con colores variados, generalmente adaptados para camuflase entre la vegetación para evitar de este modo ser devoradas por pájaros u otros depredadores naturales de estos insectos. Se desplazan mediante sus 6 patas principales junto a las 10 patas «falsas» repartidas a lo largo de su cuerpo, las cuales pueden variar de posición según el tipo de oruga que se trate.

esta criatura masticadora es una de las enfermedades de la marihuana más temidas por los cultivadores de cannabis. Las orugas son comúnmente conocidas por su metamorfosis a coloridas y bellas mariposas, su ciclo vital es sencillo: las mariposas ponen los huevos en la planta, cuando estos eclosionan emergen las orugas que se alimentan sin parar hasta que tienen el tamaño y las condiciones adecuadas para formar la crisálida en la que se convertirán en mariposa. Durante la primera fase, cuando son orugas, pueden presentarse con un aspecto muy variado, desde verdoso a toda una amplia gama de colores, aunque habitualmente las que atacan a la planta de cannabis son verdes.

La forma adulta presenta forma de mariposa de entre 35 y 40 mm de envergadura, con un par de alas de color amarillento y el segundo par de alas de color marrón. Durante el día pueden observarse adultos en reposo en la cara inferior de las hojas en lugares protegidos.

En cuanto a las larvas o gusanos, su coloración es en general muy variable, y depende de la alimentación. Los primeros estadios (larvas pequeñas) suelen ser de color marrón, mientras que en los estadios más avanzados suelen ser de un color verde brillante, como la planta de la que se alimentan.

detectar orugas

Ojo con las mariposas: si las ves aposentarse en tus plantas intenta ahuyentarlas, pues pueden estar poniendo huevos. Si has visto mariposas sobre tu cultivo, debes empezar a sospechar y buscar orugas.
Inspecciona tu planta: busca pequeños huevos amarillos o traslúcidos en el envés de las hojas, allí es donde generalmente las mariposas los depositan. También debes buscar las pequeñas «caquitas» que las orugas van dejando a su paso, diminutas deposiciones de color negro que te indicarán su presencia.
Mordeduras en las hojas: como antes hemos mencionado, este insecto se alimenta de la materia verde, así que si encuentras marcas de mordeduras en tus plantas, sobre todo en las hojas, es muy probable que tu cultivo esté siendo atacado por una plaga de orugas. Una infestación de este tipo puede dañar gravemente la parte foliar de la planta y provocar que el crecimiento y las funciones metabólicas de la misma se ralenticen e incluso, en casos muy extremos, la planta muera.
Manchas oscuras o pudrimiento en los cogollos: la oruga también se mete dentro de los cogollos, inspecciónalos y busca marcas de mordeduras o la misma presencia de las orugas. Es importante que si detectas alguno de estos síntomas actúes con celeridad pues aparte de que estos insectos tienen un hambre voraz y son capaces de acabar rápidamente con los cogollos de marihuana más grandes de tu cosecha, las caquitas que van dejando a su paso pueden favorecer la aparición de hongos, normalmente botrytis.

Hemos explicado que las mariposas dejarán sus huevos en las hojas de las plantas pero no hemos comentado que éstas hojas serán el primer sustento vital para las orugas recién nacidas. Cabe decir que no todas las orugas prefieren el mismo tipo de hoja, así que podemos encontrar diferentes versiones de orugas en el cannabis pero casi siempre cada año serán el mismo tipo de orugas, pertenecientes a la misma especie, si se cultiva en el mismo emplazamiento geográfico.

En primer lugar deberemos observar con precisión las hojas, mirando aquellas hojas o cogollos que se encuentran en las partes más altas de las plantas lugar dónde las mariposas depositan sus huevos. A simple vista se hace realmente complicado poder ver los huevos, pero si nos fijamos bien se pueden llegar a divisar como pequeños conjuntos de puntitos que adquieren diferente color (blanco/amarillo) y forma (redondos u ovalados) según se trate de un tipo de huevo de mariposa u otra.

Tras ésta inspección inicial y ya en época de floración deberemos mirar los cogollos, empezando por la parte superior para ir bajando poco a poco mirando el resto de la planta en busca de pequeños restos de color negro o partes de cogollo más oscuras con principio de pudrimiento. Las flores que primero atacarán serán las que tengan un cogollo grande pero sin ser extremadamente compacto para poderse desplazar por en medio devorando los tejidos más blandos como las pequeñas ramificaciones que conforman el inicio del cogollo.

En el caso de encontrar una oruga deberemos inspeccionar diariamente toda la planta sobre todo el aquellas horas cuando el sol está más bajo y la humedad ambiental más alta aunque es muy fácil poderla encontrar el resto del día comiendo sin parar, pues su hambre es insaciable y voraz.

Los primeros síntomas de la plaga son las hojas comidas, de manera similar a cómo lo hacen los saltamontes. Más adelante, conforme se forman los cogollos, si los abrimos un poco podemos observar los excrementos de las orugas como diminutas bolitas de color negro.

Las larvas en estadio tres o superior son las que causan más daños, tanto por su tamaño como por su predilección por los cogollos. Si estos ataques se combinan con periodos de lluvia, suele aparecer la botrytis de forma bastante rápida, con lo cual la plaga es doblemente dañina.

prevencion y control

Si la oruga ya se ha instalado en tu cultivo de marihuana, es importante que actúes lo antes posible, así que toma nota porque aquí van una serie de remedios biológicos que puedes utilizar:

Retirada manual: con paciencia y unos guantes de plástico puedes retirar las orugas que encuentres en tus plantas.
Pulverizaciones: puedes combinar la retirada manual con insecticidas caseros como por ejemplo una infusión de pimiento y ajo. También funcionan muy bien el pelitre y rotenona.
Utiliza Bacillus thuringiensis: recomendamos este insecticida biológico como el más efectivo para tratar las plagas de orugas. Este insecticida actúa por contacto, es decir, cuando una oruga es rociada con Bacilus enferma y muere. Debes tener en cuenta que aunque sea un producto biológico, es recomendable dejar un plazo de seguridad y no aplicar lodurante los últimos 15 días del ciclo. Además, conviene combinar las pulverizaciones de este producto con la retirada manual.
Introduce especies depredadoras: las avispas Trichogramma y Podisus maculiventris pueden ser una buena ayuda

Por más medidas que hayas tomado contra la plaga de orugas, es posible que algunas de ellas se hayan librado de la purga y permanezcan escondidas en tus plantas. En el momento de cosechar, es importante que cuelgues las plantas boca abajo y estés muy atento. Si quedan orugas en tu cosecha, en el momento en el que la planta de marihuana se comience a secar, estos indeseados compañeros de viaje harán sus maletas y se marcharán en busca de campos más verdes, ya que tus plantas no les servirán de sustento. Debes estar atento porque si consiguen escapar sin ser vistas pueden completar su ciclo formando las crisálidas en los rincones más insospechados de tu casa, y de esta manera el ciclo comienza de nuevo y se convierte en el cuento de nunca acabar.

Tras realizar la búsqueda exhaustiva en nuestras plantas lo que deberemos hacer, en caso de haber detectado una oruga o observar en las plantas cogollos mordidos, es aplicar un producto que repele o mata los huevos y larvas de mariposas.

Estos productos están creados generalmente a base de un bacilo gram-positivo como el Bio Thur que se encuentra de forma natural en el suelo y plantas. Tales productos están creados específicamente para tratar la plaga de las larvas de los lepidópteros con mayor o menor eficacia según el tipo de larva a tratar, ofreciendo siempre grandes resultados.

También podemos tratar las plantas con productos de amplio espectro para poder controlar a parte de las orugas otras posibles plagas que se puedan dar al mismo tiempo, en este caso se podría aplicar el Mittel Concentrado a dosificación de 1ml/l. Cuando las larvas de mariposa coman la materia vegetal tratada con el producto, se intoxicarán y morirán para dejar la planta libre de intrusos.

Otro producto con el que podemos tratar las orugas y otros tipos de insectos de diferente índole, siendo todos chupadores, es el insecticida Prireprot que contiene como principio activo las piretrinas las cuales actúan por contacto dejando libre de insectos la plantas de cannabis. En este caso las orugas quedarían eliminadas de las plantas dejándolas limpias para seguir floreciendo sin percances.

Cabe destacar que todos los productos mencionados son bio degradables y biológicos de modo que se pueden emplear varias veces cuando se requiera como preventivo o para erradicar las plaga de oruga. El plazo de seguridad es relativamente corto pero se recomienda y es importante no aplicar el producto durante los últimos 15 días antes de cosechar las plantas de cannabis para dar tiempo a que el tratamiento no deje trazas de su producto en los cogollos.

En el caso de que la plaga aparezca en estos últimos 15 días deberemos realizar un seguimiento exhaustivo día a día observando las plantas, cogollos, abriendo los cogollos para ver si entre sus flores se esconden las orugas.

Si no procedemos de este modo es muy factible cosechar las plantas con los cogollos más grandes claramente tocados o incluso para tirar a la basura por quedar inutilizados por culpa de las mordeduras de las orugas y sus defecaciones que provocan la aparición de hongos como la botrytis.

En el caso de tener las plantas afectadas por botrytis las podéis tratar siempre y cuando no os encontrarais en estos últimos 15 días antes de la cosecha. Si es al final de floración lo mejor será mirar el estado de los tricomas y si éstas están lo bastante maduros podemos cosechar las plantas.

Una vez cosechadas y al momento debemos proceder a quitar la parte infectada del resto que aún está sana. Si no separamos estas partes con hongo este se extenderá hasta acabar por pudrir todo el cogollo, incluso durante el secado dado que este requiere de unos días para perder gran parte de la humedad que contienen en su metabolismo.

En cultivos extensivos e invernaderos se utilizan trampas de feromonas sexuales para seguir los vuelos, y precisar el momento adecuado de los tratamientos. Mientras no haya capturas no existe riesgo para el cultivo.

Sin embargo en el cultivo de cannabis en exterior no tendría demasiado sentido el uso de trampas de feromonas, ya que la cantidad de plantas suele ser pequeña. Lo más sensato es realizar tratamientos preventivos a partir de la segunda semana de julio.

El producto recomendado para combatir esta plaga es el Bacillus thuringiensis, comercializado como Cordalene, de la casa TRABE. Se trata de un producto totalmente respetuoso con la fauna auxiliar y que solo mata a las larvas del gusano del cogollo.

El Bacillus thuringiensis var.kurstakii, más conocido como BT, es una bacteria que cuando se reproduce en forma de esporas, sintetiza unas proteínas que resultan tóxicas sólo para las larvas de esta especie. Si lo aplicamos en nuestras plantas, se colonizan con BT, y las larvas de la oruga morirán al alimentarse de las hojas y cogollos.

Es muy importante empezar el tratamiento antes de la formación del cogollo, de lo contrario las larvas pueden entrar dentro y empezar a alimentarse sin ser afectadas por el tratamiento con BT. Lo mejor es realizar aplicaciones cada quince días, desde mediados de julio hasta principios de septiembre.

La mayoría de insecticidas naturales que actúan como repelentes para otros insectos también funcionan contra la oruga del cogollo, así que las pulverizaciones con productos como Tec-fort también son muy recomendables.

Una solución para el cultivo de plantas en macetas, es guardarlas durante la noche dentro de casa o en el almacén. Como la mariposa que pone los huevos de oruga del cogollo es nocturna, no encontrará plantas donde depositarlos.

Como último recurso, poco recomendable para los escrupulosos, podemos revisar manualmente los cogollos e ir localizando los gusanos a partir de los excrementos que dejan. Una vez localizados, lo mejor es eliminarlos para siempre, aplastándolos.

Con este último consejo nos despedimos hasta el siguiente post. Cómo siempre, os invitamos a que dejéis vuestras preguntas y comentarios, y a participar en la guía de cultivo de Cactus Martorell.

  • Colocar en las instalaciones tarjetas atrapa-insectos de color amarillo y azul.
  • Disminuir la humedad ambiental.
  • Realizar deshojados de las partes inferiores de las plantas que faciliten la ventilación baja de la planta y al mismo tiempo que favorezcan el secado de los primeros centímetros del sustrato.

No Comments

Reply