Curado de la marihuana y su conservación – Tutorial

Genehtik / Cultivo de marihuana  / Curado de la marihuana y su conservación – Tutorial
Curado de la marihuana

Curado de la marihuana y su conservación – Tutorial

Cuando hemos finalizado el proceso de secado correctamente y comprobado que los cogollos están suficientemente secos pasaremos al proceso de curado de la marihuana.

Tal y como hemos leído en el proceso de secado de la marihuana, el curado va muy ligado al secado para obtener la máxima calidad de los cogollos de marihuana tanto en olor, sabor y potencia.

Es un proceso parecido al envejecimiento del vino.

Después del secado de la marihuana los cogollos aún contienen clorofila. Con el proceso de curado intentaremos eliminar ese sabor a «verde» (clorofila) y su duración será entre 4 y 8 semanas. También tienen lugar las reacciones de maduración de los cannabinoides y terpenos. El THC deja de estar en su estado ácido (THC-A) para convertirse en pscioactivo (THC). O dicho de otra aumentará la potencia psicoactiva de los cogollos.

Hay usuarios que alargan el proceso de curado hasta un año, pero esto provoca una degradación del THC y un menor efecto psicoactivo. Por otro lado, parte del THC se convertirá en CBN y obtendrás un efecto más narcótico o sedante. Pero depende de cada persona y los usos que le quiera dar al cannabis.

Podemos utilizar varios procedimientos para el curado de marihuana:

Botes de cristal hermético.

Cajas de madera de cedro (las más conocidas son las Cajas 00Box).

Caja de cartón.

El método simple, efectivo y barato es con botes de cristal herméticos. Los botes deberán tener una apertura los suficientemente grande para que puedas introducir fácilmente los cogollos.

Tutorial para un correcto curado de la marihuana

Condiciones para el curado

Introduciremos los cogollos en el bote de cristal y lo colocaremos en un lugar fresco y oscuro.

La temperatura debe ser inferior a 26ºC con una humedad ambiental del 55-65%. De esta manera el proceso se hará lentamente y en buenas condiciones.

No debemos apretar los cogollos, hemos de dejar que pueda pasar el aire entre ellos.

Hay que ir abriendo el bote de cristal y lo dejaremos abierto durante una hora aproximadamente y después lo volveremos a cerrar. Si realizamos el proceso en una caja de madera o cartón también voltearemos los cogollos.

La frecuencia de apertura del bote es la siguiente:

Primera semana: 1 vez al día.
Segunda semana: 1 vez cada 3 días.
Siguientes semanas: 1 vez a la semana.

Al principio notarás que cuando abras el bote los cogollos estarán un poco húmedos o sudan, es normal. De esta manera se irá eliminando el agua sobrante.

Pasado el tiempo, cuando abras el bote verás que los cogollos ya vuelven a estar crujientes.

Conservación de la marihuana después del curado

Para la conservación necesitaremos un recipiente hermético y opaco. Pueden ser botes de cristal o bolsas de conservación al vacío. No utilizaremos cajas de madera porque no son suficientemente estancas.

La mejor opción son las bolsas de envasado al vacío. Hemos de evitar que entre el aire, para evitar que las glándulas de resina se oxiden.

Podemos conservar la cosecha durante un año sin perder apenas psicoactividad. Incluso podemos guardarlos en la nevera y conservarlos durante 2 o 3 años.

Recuerda que en nuestro banco de semillas de marihuana Genehtik puedes adquirir varias genéticas de calidad y garantía.

 

No Comments

Reply